Artesanía provenzal y de la Costa Azul

La Provenza y la Costa Azul son regiones con un largo pasado de tradiciones artesanales. Tanto las manufacturas (cerámica, perfumes, jabones, objetos de madera, pipas de terracota, tejidos, lavanda, etc.…), como la -gastronomía que desarrollamos en su propia página-, o las diversas expresiones artísticas están profundamente arraigadas en está zona de Francia.

En la foto, saquitos rellenos de lavanda, uno de los souvenirs más típicos de Provenza. Foto de Jean Marie Bailly.

La tradición artesanal se ha mantenido, en parte gracias al turismo y a una cierta idealización de Provenza y la Costa Azul. Los artistas que han vivido y amado estas regiones han ayudado a darle el glamour intenso que posee hoy en día. Van Gogh, Picasso, Cezanne, y muchos otros han vivido largas temporadas de su vida en estas tierras. Con el turismo y el arte, la manufactura, los artesanos, los artistas locales han podido mantener un modo de vida más autónomo y han sobrevivido a la homogeneización industrial.

Hoy en día el sector de la artesanía constituye un gran sector económico que permite a muchas familias poseer un modo de vida diferente. Varios pueblos se han especializado en productos de la región, no ya el vino y otros manjares gastronomitos, nos referimos al jabón en la zona de Aix, Saint Remy de Provence; la sal y sus derivados en la Camargue (Aigües Mortes); la cerámica en Saint Quentin al Poterie; la lavanda en Sault, etc…

Muchos pintores, escultores, ceramistas, impresores o encuadernadores han hecho de los pueblos provenzales y de la Costa Azul su casa. La llegada de artistas de toda Europa y del resto de Mundo es antigua, peor ahora ya no son las grandes estrellas, son personas que viene de Holanda, de Gran Bretaña, de Suecia, Argentina, Australia o Alemania. La región se renueva con personas llegadas de otras latitudes que aportan su savoir-faire a las técnicas y productos locales.

Artesanía: Productos.

Muchos son los productos típicos de Provenza y la Costa Azul:

Lavanda.

La lavanda y todos los productos que se extraen de este arbusto son un símbolo de Provenza. Ramos confeccionados con las olorosas flores; bolsitas y saquitos repletos de las pequeñas flores; jabones, perfumes, mermeladas, hasta helados contienen esta planta que tiñe de violeta los campos del norte y el interior de Provenza desde Nimes y Uzès hasta las estribaciones alpinas. La principal región productora de lavanda se encuentra al norte y al este del Mont Ventoux. Para más información visite las páginas respectivas.

Jabones.

El jabón provenzal es muy conocido gracias al jabón de Marsella, apelación con la que al jabón fabricado en toda la región. Su particularidad es que se utilizan al menos un 72% de aceites vegetales para fabricarlo. No contiene colorantes ni grasas animales. Además los jaboneros artesanales han creado múltiples variedades con aromas distintos, con aceites esenciales y pigmentos naturales. Muchas veces se utilizan los productos regionales para conferir al jabón de Marsella su particularidad. Así además de aromas tan diversos como uva, mandarina, algas marinas, chocolate, se añaden fragmentos de lavanda, canela, romero, vainilla, para otorgar, al tacto y a textura de los jabones su especial carácter.

En la foto jabones de Marsella, foto de Leenportfolio.

El jabón más tradicional se realiza únicamente con aceite de oliva, aceite de coprah, aceite de palma y sosa lo que le da ese aroma tan típico, esa cremosidad de jabón antiguo, sin aditivos ni productos nocivos para la piel. Por ello el jabón puro de Marsella se recomienda a las personas con problemas en la piel y que necesitan un ph neutro.

El autentico jabón de Marsella debe llevar marcado el porcentaje de aceite de oliva, mínimo un 72%.

Cerámica y Porcelana.

La cerámica industrial, más bien manufactura fue famosa en muchas zonas de Provenza y Costa Azul. El Palais de Papes en Aviñón fue decorado con cerámicas de Saint Quentin la Poterie, localidad famosa en el siglo XIX por su industria de las pipas de terracota. De la fabricación de ladrillos, pipas y cerámica corriente se ha pasado a una producción artesanal de cerámica artística. Muchas localidades ofrecen al visitante su producción y en varias ocasiones al año se pueden visitar los ateliers de los artistas. La variada procedencia geográfica y las distintas técnicas no permiten hablar de una cerámica única, pero los colores vivos , el dibujo naif y la recurrencia de ciertas formas y símbolos rápidamente nos muestran ciertas recurrencias. Los colores calidos, amarillos, rojos, verdes, son los más habituales. En cuanto a las formas encontramos jarrones, platos, bandejas, vajillas, pero también productos de uso, como embudos para la el embotellado de la mermelada (entonoirs), teteras, maceteros (muy famosos los grandes jarrones de Uzès).

Una figura típica de la región es la cigarras de cerámica, siempre pintadas de vivos colores y situadas sobre paredes y muros.

Telas y tejidos provenzales.

Los tejidos de lino y algodón utilizados para confeccionar ropa de cama, colchas, sábanas, manteles, ropa de baño, tapicería, toallas, cortinas, chales, foulards es famosa en el mundo entero. La calidad el trabajo, los dibujos y los colores cálidos y suaves son sus señas de identidad. Hay que tener cuidado para distinguir la producción artesanal de la industrial y la local de la que no pertenece a Francia. Normalmente el precio es una buena señal, pero pregunte y mire bien las etiquetas.

En la foto una muestra de los diseños provenzales des Tissus Indiennes

El origen del desarrollo textil de la región coincide con al creación de la Compañía de las Indias Orientales francesas, que permitió a Marsella y su región conocer la producción de la India y copiar muchas de sus técnicas y diseños. Hoy en día la producción de tejidos indiennes o telas provenzales, es muy reputada. Sus foulards, chales, camisas, vestidos, trajes es muy reputada. Su calidad es igual a su precio, no dejarán de verlo.

Los santones de Provenza.

Se trata de las figuras de los nacimientos típicos provenzales, que son famosas en toda Francia. Estas figuritas decoran los nacimientos ornamentales de la Navidad católica.

Los perfumes.

Grasse, ya en la Costa Azul es la capital de los perfumes provenzales. Como en el caso de los jabones, la abundancia de esencias y la calidad de las misma ha permitido la existencia de una pequeña industria manufactura de gran calidad. Así hoy, muchas de las grandes marcas del perfume mundial se surten de esencias en la Provenza, por ejemplo Fragonard. Además de las grandes marcas existen pequeñas fabricas locales que producen perfumes muy particulares y prácticamente únicos. Las fragancias de jazmín, lavanda, rosa, flor de azahar, mimosa, mirto, son algunas de las más particulares. Se trata de perfumes fabricados con materias primas naturales y esencias concentradas.

Foto de uno de los perfumes de Fragonard, foto de briandeadly.

Como hemos dicho el bello pueblo de Grasse es la capital regional del perfume. No dude en visitarlo y disfrutar tanto de la arquitectura y el paisaje como de las fragancias.

Otros productos artesanos y típicos son los objetos de madera, de hierro forjado, derivados de la sal, miel, aceite, el agua Perrier y vino (de los que hablamos en la sección de gastronomía).

Página del Jabón de Marsella