Eze

Situado entre Niza y Mónaco, Eze es uno de los pueblos más pintorescos e impresionantes de la Costa Azul por su situación geográfica: se encuentra encaramado en lo alto de un acantilado lo que hace de él un auténtico mirador con unas vistas panorámicas asombrosas del mar Mediterráneo y de la Costa Azul hasta Niza, con Cap-Ferrat al oeste e Italia al este. Además, Eze se extiende a lo largo de tres Corniches, las carreteras situadas entre Niza y Menton que recorren la Costa Azul, que tantas veces vimos en el cine. La corniche más alta (Grande Corniche), suspendida entre el mar y el cielo; el pueblo de Eze, situado un poco más bajo; y en la zona más baja, a nivel del mar, Eze-Bord-de-mer, bañado por el Mediterráneo – para más información de estas espectaculares carreteras, visiten nuestra página: ruta de las Corniches -.

Cómo llegar

Hay vuelos directos desde Madrid y Barcelona a Niza con compañías low cost como vueling y Brussels airlines, entre otras, así como desde París para los viajeros que lleguen a la capital francesa. El aeropuerto de Niza está a 18 kilómetros de Eze, a una media hora. Una vez allí pueden alquilar un coche, lo cual les dará más libertad para conocer otras ciudades de la Costa Azul; ir en autobús a Niza, Mónaco o Menton o en tren, que les llevará a la estación de Eze-Bord-de-mer o a las estaciones de Niza o Mónaco (a 9 y 10 kilómetros).

Patrimonio y monumentos de Eze

Una doble puerta fortificada del siglo XIV les permitirá entrar en la ciudad antigua de Eze, con las típicas callejuelas y casas medievales. En la Plaza de la Iglesia encontrarán un edificio religioso construido en el siglo XVIII con un bella fachada en ocre y oro, y un campanario con un reloj (visitas: de 9 a 18h.). Otro de los edificios religiosos es la Capilla de los Penitentes Bancos, del siglo XIV, cuyo exterior no llama mucho la atención, lo contrario del interior, con una decoración muy hermosa: el crucifijo catalán de 1258 o la Crucifixión realizada por el taller de Ludovic Bréa. Aunque, muchas veces la capilla está cerrada, como muchas iglesias francesas. Normalmente las visitas son de 9 a 18h. Foto de Mickey93.

Otros lugares de interés son: el “château” de la chèvre d’or, un hotel – restaurante de lujo situado en el casco antiguo de Eze, la plaza del Planet, la Maison Riquiers y la porte des Maures.

En la zona baja del casco antiguo de Eze, pueden dar un paseo por el sendero Frédéric Nietzsche, una de las personalidades que pasaron por el pueblo (escribió unas páginas de su libro “Así habló Zaratustra” inspirándose en el sendero hoy conocido con su nombre). O también pueden bajar al pueblo costero de Eze-Bord-de-Mer, situado en la Basse Corniche (a 45 minutos de Eze), que posee un microclima excepcional y una rica vegetación mediterránea. Destacan sus villas con fachadas rosas y ocres de principios del siglo XX, lugar de residencia de famosos como la escritora Georges Sand, los príncipes de Mónaco e incluso ¡Bill Clinton y Bono, el de U2.

El Jardín exótico

Una joya del pueblo de Eze es su jardín exótico, con unas composiciones florales hermosísimas, diversas especies de cáctus, unas esculturas de Jean-Philippe Richard y unas vistas panorámicas excepcionales de la costa que pueden admirarse desde la terraza, que se encuentra en el punto más alto (429m). Incluso podrán ver la isla de Córcega. Al este, en en montículo vecino, se encuentra el Palacio Balsan, una hermosa propiedad con jardines aterrazados y avenidas de cipreses, donde Alfred Hitchcock rodó escenas de”Atrapar a un ladrón”, con Grace Kelly y Cary Grant. También podemos ver los tejados del pueblo de Eze , el campanario de la capilla de los penitentes blancos y la antigua residencia del príncipe Guillermo de Suecia, que en la actualidad es un hotel de lujo.

En el Jardín exótico se encuentran las ruinas del castillo de Eze, ligado a la historia del pueblo, situadas en un espacio contemplativo alejado que acoge al visitante desde donde puede apreciar el paisaje; es la versión moderna de recintos medievales donde se hacía una pausa en la vida cotidiana. Tiene una terraza con vistas al mar y con tumbonas donde pueden pasar un momento de tranquilidad fundiéndose con el espacio, olvidando el tiempo.

Quince esculturas de Jean-Philippe Richard se encuentran en las avenidas del jardín, quince diosas púdicas y sensuales al mismo tiempo hacen aún más bello este jardín botánico lleno de plantas exóticas venidas de Africa y América. Aunque también hay plantas

Horarios de visita del Jardín de Eze: de febrero a mayo (9-18h); de julio a agosto (9-20h); junio, septiembre y octubre (9-19h); de noviembre a enero (9-17h). Precio: 4€ adultos y 2€ niños (gratuito, menores de 11 años).

Parque de la Revère y de la Grande Corniche

Por otra parte, Eze forma parte del Parque Natural de la Revère (abarca los ayuntamientos de la Tirnité, Villefranche-sur-mer y la Turbie), que se extiende desde el Monte Vinaigrier al Monte Bataille y ofrece una visión circular del conjunto del departamento. El parque está compuesto por mesetas calcáreas rodeadas de grandes acantilados llamados “baous”. En lo alto de uno de estos acantilados, hay una pequeña torre genovesa reconstruida, un lugar ideal para disfrutar de vistas panorámicas extraordinarias de la Costa Azul: el visitante podrá percibir las cimas nevadas del Mercantour, Saint-Tropez, San Remo y, si el cielo está muy claro, podrán ver ¡Córcega!. Además, tanto en verano como en invierno, verán las cumbres de los Prealpes cubiertas de nieve. ¡Todo un espectáculo!. Para llegar a este mirador natural hay que tomar la pista de la Forna por el camino a la izquierda.

A continuación, les aconsejamos que se dirijan hacia los fuertes de La Revère (por la carretera de la Revère) y de La Drête (por la carretera de Adret), construidos a finales del Segundo Imperio (1870) para proteger la ciudad. Por otra parte, no dejen de ir a la Maison de la Nature, en la que podrán ver dos exposiciones sobre la flora y la fauna de la región, así como sobre la geología (abierta todos los días excepto los lunes, de 10 a 12 y de 14 a 17:30). Y también hacer una pequeña ruta de senderismo a lo largo de un sendero (Sentier de Nature) que les llevará a descubrir la flora mediterránea y las diferentes formas curiosas de la geología calcárea.

Dentro de este parque natural, la preservación del ecosistema característico de los Alpes Marítimos es evidente: podemos ver grandes rapaces, águilas, jabalíes…y una vegetación característica de los Alpes Marítimos. En la Meseta de la Justice hay una ruta pedestre de unos 1400 metros que invita al viajero a descubrir el Monte Bastide y a admirar las ruinas de los asentamientos Celtas Ligures del siglo I a.C., así como un oppidum romano.

Foto de mim-digiarts.

El Astrorama

Es Astrorama es un observatorio es de obligada visita si están en el mes de agosto por la Costa Azul, ya que en torno al 12 de agosto es el período del año famoso por la lluvia de estrellas. En temporada alta está abierto de 7 a 11 de la noche, de martes a sábado, y en temporada baja también de 7 a 11, pero sólo los viernes y los sábados. Cuesta 9 € la entrada (7€ reducida) y gratuita para los menores de 6 años.

Dónde dormir en Eze

La Costa Azul ofrece un amplio abanico de hoteles y alojamientos de diferentes categorías: pequeños hoteles llenos de encanto, relais châteaux, hasta bed & breakfast, conocidas también como “chambre d’hôtes”, o casas rurales o “gîtes”. Diferentes tipos de alojamiento que se adaptan a las necesidades del viajero. También pueden encontrar hoteles en distintas localidades de la Costa Azul cercanas a Eze, como Eze Bord-de-Mer, Cap-d’Ail, Saint-Jean-Cap-Ferrat, Villefranche-sur-Mer, Roquebrune-Cap-Martin y, por supuesto, Niza y Menton.

Mapa y callejero de Aix-en-Provence

La Provenza ofrece servicios de alquiler de coche y reserva de alojamientos en hoteles en Avignon.