Mónaco

EL PRINCIPADO DE MONACO, CENTRO GLAMUROSO DE LA COSTA AZUL.

2059290082_c516a198d5.jpg

Monaco desde el mar, foto Ben de Flickr.

El principado de Mónaco es hoy uno de esos microestados que subsisten de forma arcaica dentro de la Europa unida. Su caso es bastante similar al de Andorra, Liechtenstein, San Marino o la Ciudad del Vaticano. Las casualidades históricas, las rivalidades, los han dejado a un lado en el devenir europeo. Los grandes países, Francia, España, Italia, por diversos motivos, los han olvidado o les han permitido existir. Hoy en día cumplen funciones diversas y muy peculiares, ser la sede de la Iglesia Católica; una gran estación de esquí en mitad de los Pirineos; un paraíso fiscal a lado de otro mayor o un gran casino rebosante de glamour impostado. Esto es Mónaco. Pero no olvidemos que se tratan de Estados soberanos que imprimen sus sellos y acuñan sus euros (excepto Andorra). Entre sueño y realidad, entre anacronismo y paraíso fiscal, la visita de Mónaco es obligada.
2059297978_2dba3b3f4b.jpg

Palacio del Principe, Foto Ben de flickr.

El Principado de Mónaco acumula records. Es una Monarquía Constitucional, aunque sólo desde 2005. Y lo es de una forma bastante particular ya que el Ministro de Estado, el equivalente del primer ministro, puede ser francés y el gobierno francés debe dar el visto bueno. La dinastía de los Grimaldi ocupa el poder desde 1297, fecha de su independencia, lo que sitúa a Mónaco como uno de los países mas antiguos del mundo y a su Casa, como una de las más longevas.

Mónaco es también uno de los países mas pequeños del planeta, apenas 2 km2. De hecho el país está formado por un único municipio. Enclavado en la Costa Azul, entre Cap-d’Ail, Beausoleil, La Turbie et Roquebrune-Cap-Martin, a solamente una veintena de kilómetros de Niza.

Su población es pequeña, unos 33.000 habitantes. De ellos sólo son ciudadanos monegascos 6.000, lo que hace que sea el único país del mundo donde los extranjeros son mayoría. Residen en el micropaís muchas personas de todo el mundo, atraídas por su clima benigno y sus ventajas fiscales. Numerosas estrellas del deporte mundial, conocidos tenistas, pilotos de Formula 1 y futbolistas tienen allí fijada su residencia.

Casi todo el territorio está urbanizado, lo que hace que, a pesar del bellísimo paisaje con relieve y acantilados, la densidad de población sea también una de las mas altas del mundo. El clima es particularmente agradable, con inviernos muy suaves. Esto ha hecho de la ciudad-estado un núcleo hotelero muy importante en el sector del lujo, evidentemente.

Esa demasía en el adorno y en la pompa se cuida y desarrolla con numerosas actividades y acontecimientos de renombre mundial. Un ejemplo de sobra conocido es el Gran Premio de Formula 1, el Master de Tenis de Montecarlo o el Rally del mismo nombre. A ello se unen otras instituciones como El Gran casino de Montecarlo, el destacadísimo Museo oceanográfico y el Palacio del Príncipe. Todo ello hace que bonito o feo, apreciado o detestado, Mónaco atraiga año tras año a miles de turistas y encandile a millones de personas del mundo entero, millones, a los que la Provenza y si me apuran la Costa Azul, poco o nada interesa.

Excursiones organizadas por la Riviera desde Mónaco

Les proponemos diferentes rutas por la Riviera francesa para conocer las ciudades más glamourosas de la Costa Azul: Niza, Cannes, Antibes, Cap Ferrat, Montecarlo,… con sus bellos edificios de la Belle Epoque y magníficas vistas al mar Mediterráneo. Y paradas en algunos de los pueblos más bellos de la región, como Eze, situado en lo alto de un promontorio, lo que lo convierte en un autentico mirador natural desde el que puede divisarse una buena parte de la Costa Azul, e incluso Córcega en días claros. Más información y reservas.

Tour en Ferrari por la Grande y la Moyenne Corniche

Desde la-provenza.es les proponemos una experiencia única: recorrer las sinuosas carreteras de las Corniches en Ferrari. Unas vistas panorámicas espectaculares desde uno de los coches más deseados del planeta. Las excursiones pueden ser de una hora, media hora o quince minutos. Más información y reservas.

Dónde dormir en Mónaco

El Principado de Mónaco es uno de los países más pequeños del mundo y al tiempo uno de los más conocidos. La prensa rosa y los paparazzi nos informan, o más bien nos desinforman, rellenando los telediarios y los periódicos con cotilleos e insulsas exclusivas. Pero como podía ser de otra forma en un principado de ensueño y a la vez de ridícula existencia. Mónaco posee y concentra todo el glamour de la Costa Azul, proponiendo lujo a precios extremos, caras famosas y una vida de disfrute que no se preocupa por el mañana.

Con todo los hoteles en Mónaco no son necesariamente más caros que en el resto de la Costa Azul. Por menos de 100 euros podemos dormir cerca, en Mónaco todo está cerca del Palacio de los Grimaldi. Mónaco ofrece numerosos edificios que rentabilizan la visita. Desde las villas infranqueables en las escarpadas colinas al excelente Museo Oceanográfico (uno de los mejores del mundo tanto en su parte museológica como en la centro de investigaciones marinas), hasta el Gran Premio de Formula 1, en Mónaco no nos aburriremos. Por ello el hecho que el hotel se encuentre en las cercanías del centro, de sus palacios y casinos, puede ser una buena idea.

Si quiere ampliar la información sobre los hoteles en Mónaco o Montecarlo y realizar una reserva, visite nuestra página de hoteles.

El Museo Oceanográfico y el Acuarium.

monaco-museo-oceanografico-costa-azulEl Museo Oceanográfico fue fundado en 1910 por Alberto I. Su misión es dar a conocer el océano al gran público. Aunque su labor divulgativa sea primordial, este museo es uno de los centro de investigación oceánica más prestigiosos del mundo. Investigadores de todo el planeta trabajan o colaboran en él. Su acuario es también uno de los más reconocidos del mundo y la calidad de sus exposiciones temporales atrae a muchas personas, sobre todo del sur de Francia.

El museo oceanográfico de Mónaco es uno de los más importantes de Europa. Foto de los esqueletos de cetáceos, de Ramses Matabadal.

El Príncipe Alberto I, dedicó buena parte de su vida, energía y finazas al estudio del mar. Durante 28 campañas recorrió, entre 1885 y 1915, los océanos y compuso la primera colección del museo que él mismo fundaría. Los fondos del museo se componen de una inmensa colección de especimenes traídos de todos los rincones del mundo. También encontramos numerosos objetos relacionados con el mundo marino y la navegación, instrumentos de medición, dibujos, obras de arte, piezas etnográficas, maquetas, fotografías y películas.

Es un edificio imponente, rectangular, junto a los acantilados en la colina del Palacio. Al parecer al construir este “templo del mar”, Alberto I quiso poner a disposición de todos, un patrimonio que él había podido descubrir en sus viajes, para el estudio y la contemplación del público.

En su especificidad este museo de Historia Natural, de la Ciencia, de Arte y del Mar, además posee el acuarium más antiguo de Europa. Creado en 1903, pero abierto al público en 1931 posee una de las mayores colecciones de peces tropicales del mundo. La reconstrucción de los ecosistemas marinos es muy fiel y rigurosa. Pueden admirarse más de 350 especies de peces, 200 de invertebrados y cien de corales.

Abre todos los días del año, excepto el del Premio de Formula 1, entre las 9:30 o 10:00 y las 18:30 o 19:00. Cuidado con los horarios, n estamos en Francia, pero como si lo estuviéramos.

La entrada cuesta 12,5 euros para los adultos, 6€ para los jóvenes entre 6 y 18 años y los estudiantes y gratis para los menores de 6 años.

Mapa, plano y callejero de Mónaco
La Provenza ofrece servicios de alquiler de coche y reserva de alojamientos en hoteles en el Principado, Monaco y Montecarlo.