Aromas de la Provenza

Si vamos a hablar de los aromas de la Provenza, lo primero que se nos viene a la cabeza son esos inmensos campos de lavanda azul o malva, símbolo de la Provenza que se extienden por todas las regiones. La lavanda siempre ha crecido en estado silvestre, decorando desde principios del verano las vertientes de las montañas y los valles de tonos azules y violetas. Aunque, recientemente se ha introdujo el cultivo controlado de la lavanda, tanto en las laderas de las montañas como en las altiplanicies de la Provenza, como planta útil para unos campesinos que necesitaban un sustituto a la producción de cereal que disminuía rápidamente. Actualmente los campos de lavanda florecen por diferentes zonas y las flores son cosechadas y utilizadas con diferentes fines. Les invitamos a recorrer alguna de las siete Rutas de la lavanda. Foto de la Abadía Senanques (Gordes), por Bostonian.

lavanda-aromas-provenza

Por supuesto, cuando hablamos de los aromas de la Provenza, no podemos olvidar esas hierbas que crecen por todos los rincones de la región y exhalan aromas penetrantes cuando paseamos por los senderos provenzales: las hierbas de Provenza, el tomillo, el laurel, el romero, el estragón, el orégano, la mejorana, …estrellas de la gastronomía provenzal y fundamento de muchos aceites esenciales y diferentes productos cosméticos.

Por otra parte, si pensamos en los aromas de la Provenza, no podemos dejar de hablar de los perfumes que se fabrican a partir de las múltiples flores que se cultivan en algunos rincones de la Provenza, como es la región de Grasse, capital del perfume, donde existen campos de rosas, de jazmines, de nardos, de violetas, de iris,…de las que se extraen los componentes de los famosos perfumes de Grasse.

Otro de los aromas de la Provenza es el de los viñedos, el de las uvas cuando maduran en septiembre y después se convierten en los magníficos vinos de la Provenza. Con su clima mediterráneo privilegiado, la Provenza alberga viñedos a lo largo y ancho de su territorio, y abre a los apasionados del vino sus puertas para descubrir las viñas, los vinos y su cultura y el patrimonio vinícola. Los viñedos de Provenza se extiende desde el sur de Aviñón hasta Niza, y poseen una multitud de variedades, cada una con su personalidad. Les invitamos pues a recorrer las rutas de los vinos de la Provenza entre viñedos, con el sonido de fondo de las cigarras y el aroma intenso de las uvas maduras.

La lavanda y los aceites esenciales

lavanda-provenza-rutas

En la Provenza podemos ver la lavanda fina o lavanda auténtica, la más extendida, que se cultiva entre los 600 y los 1600 metros sobre el nivel del mar. Pero también hay otros tipos de lavanda, como la lavanda aspik, que crece entre los 200 y 500 metros, ya que prefiere temperaturas más altas. Pero la flor más apreciada de los campos de lavanda no es una lavanda silvestre, sino cultivada y se forma a partir de la polinización de la Lavandula angustifolia y la Lavanda latifolia. Estos tipo de lavanda producen un aceite muy resistente y productivo. Foto de Eric Delfour.

Durante la época de floración de la lavanda, uno de los aromas de la Provenza sorprende al viajero con intensidad. Ocurre lo mismo a mediados de julio, cuando comienza la época de recolección – antes de que los capullos hayan florecido -, esos seductores aromas de los campos de lavanda impregnan toda la Provenza. Podemos ver los tractores cosechan de forma automática los campos más llanos y regulares, y los cosechadores a pie sosteniendo grandes capazos de mimbre, armados con su hoz, bajo un sol que cae a plomo, recogen a mano la lavanda de los campos más inaccesibles.

La siguiente etapa es el secado de la lavanda durante dos o tres días antes de ser transportada a las destilerías. No dejen de visitar alguna de estas instalaciones, que todavía conservan los tradicionales matraces que hacen posible la destilación de las plantas a baja temperatura – las calderas se alimentaban con paja -. Las gavillas se vierten en grandes recipientes y se prensan con fuerza para que ofrezcan la máxima resistencia contra el vapor de agua, para extraer la mayor cantidad posible de aceites esenciales. Debajo de las calderas el fuego se va avivando para llevar el agua a punto de ebullición. El vapor de agua se enriquece de esta manera con los aromáticos aceites esenciales. Los matraces clásicos destilan en media hora una tonelada de flores de lavanda y se consiguen entre 5 y 10 kilos de esencia de lavanda, o entre 25 y 40 kilos de esencia de lavandin.

Para los productos de perfumería y cosmética se utiliza el extracto de lavanda auténtica. Para colorantes y lacas, la lavanda aspik (que huele a alcanfor). Y para aromatizar detergentes y otros productos domésticos, se usa el extracto de lavandin.

Hierbas de Provenza

provenza-hierbas-herbes

Entre los aromas de la Provenza hay que destacar los de las hierbas que crecen en grandes cantidades en los terrenos más secos de la región. De carácter noble a la vez que modesto, son muy apreciadas por sus propiedades medicinales, y también en gastronomía. De hecho, la cocina mediterránea no puede concebirse sin las famosas hierbas de Provenza y sus múltiples sabores y aromas. Las herbes de Provence originales son las siguientes: tomillo, romero, laurel, ajedrea y mejorana. Pero también están las finas hierbas: perejil, estragón, cebollino y perifollo. En un simple paseo por la naturaleza provenzal, encontrará cualquiera de las hierbas provenzales. Aunque si las recogen cuando están floreciendo, el sabor es menos intenso, ya que los aceites esenciales también están en las hojas.

 La albahaca (basilic) sirve para hacer pistou; el tomillo (thym), una de las más típicas hierbas aromáticas de Provenza que podemos ver en muchas casas secándose en lugares sombreados, forma parte del bouquet garni (ramito de hierbas compuesto de perejil, tomillo y laurel); el romero (romarin) con un aroma intenso que recuerda a la resina, y con unas bellas flores violetas; el laurel (laurier), también componente del bouquet garni, adobo universal; la salvia (sauge), que no debe mezclarse con otras hierbas de Provenza; el hinojo (fenouil), que se usa para hacer pastis, el típico licor anisado de Marsella; la ajedrea (sarriette); la mejorana (marjolaine), similar al orégano; y el estragón, indispensable para la salsa bearnesa.

Otras flores utilizadas para la perfumería son el Lys de la Madone y el Iris Pallida. El Lys, con sus enormes flores de un blanco inmaculado tiene un aroma dulce, y los campos de lys florecen en junio. En cuando al Iris, podemos considerarlo otro símbolo de la Provenza, junto a la lavanda, ya que su historia está íntimamente ligada a la región: recordemos que inspiró a Vincent Van Gogh cuando vivió en Saint-Rémy de Provence, que descubrió los iris en los jardines del Monasterio Saint-Paul de Mausole. Reputado por sus virtudes medicinales y su perfume delicado, crece en estado salvaje por toda la Provenza. El aroma del iris se concentra en el rizoma, que es lo que se cosecha entre agosto y septiembre para obtener el “iris negro”, tras haberlo secado. Pero si al rizoma se le quita su envoltorio externo antes del secado, se obtiene el “iris blanco”.

jabon-marsella-provenza

Jabones artesanales de Provenza

No olvidemos uno de los aromas provenzales típicos, el de los jabones artesanales que podemos encontrar en los mercados provenzales. El más conocido de todos, el jabón de Marsella, realizado con al menos un 72% de aceites vegetales, que no contiene colorantes ni grasas animales. Es decir, son productos artesanales, puros y naturales. Pero entre los jabones provenzales encontramos muchos colores y aromas: el jabón vegetal blanco con aromas de lavanda, mimosa, jazmín, rosa, miel o limón…; el jabón verde realizado con arcilla, romero, menta, algas o aceite de oliva…; ero también encontramos jabones provenzales de aromas extraordinarios como chocolate, própolis, vino,…

Flores provenzales y perfume

grasse-jasmin-chanelLos campos de jazmines y rosas son las flores emblemáticas del Pays de Grasse y, junto a flores como las violetas, el azahar, los nardos o los claveles, forman parte de los aromas de la Provenza. En la región de Grasse existen enormes campos de cultivo de estas flores destinados a la fabricación de perfumes. El jazmín Grandiflorum se utiliza por ejemplo para el famoso perfume Chanel nº5 y se cosecha al alba, de julio a octubre.

La Rosa Centifolia (con cien flores) es una rosa con un intenso aroma, excepcional para realizar perfumes; si no se cosecha en el momento en el que brota, ya no sirve, por lo que se cosecha todos los días durante el período de floración en el mes de mayo, de ahí su otro nombre: “Rosa de Mayo”.

El nardo (Polianthes Tuberosa) florece en verano, mientras que la violeta (Victoria Odorata) se cosecha dos veces por año, en mayo y en agosto, y sus hojas se utilizan en perfumería, pero también en confitería, así como sus flores que tienen un aroma picante.  Los campos de Tourretes-sur-Loup (la ciudad de las violetas, entre Niza y Cannes) se tiñen de violeta e impregnan el aire de un aroma intenso. Las flores se recogen manualmente en ramos de 25 flores y la confección de los ramitos es un trabajo delicado. De principios de mayo a finales de julio se recoge la hoja y se envía a las fábricas de Grasse para transformarla en componente de numerosos perfumes.

Ocurre lo mismo con las mimosas, que también se utiliza para hacer perfumes y para gastronomía (caramelos cristalizados, helado, mermelada, miel,…). En febrero, las regiones de la Provenza y la Costa Azul se cubren de amarillo y de luz  de la Cornisa des Maures al Macizo del Tanneron, de la región de Var a los Alpes Marítimos. Las colinas, los caminos y los jardines se llenan de mimosas y es un buen momento para hacer la Ruta de la Mimosa e impregnarse de este otro aroma de la Provenza.

Otras flores utilizadas para la perfumería son el Lys de la Madone y el Iris Pallida. El Lys, con sus enormes flores de un blanco inmaculado tiene un aroma dulce, y los campos de lys florecen en junio. En cuando al Iris, podemos considerarlo otro símbolo de la Provenza, junto a la lavanda, ya que su historia está íntimamente ligada a la región: recordemos que inspiró a Vincent Van Gogh cuando vivió en Saint-Rémy de Provence, que descubrió los iris en los jardines del Monasterio Saint-Paul de Mausole. Reputado por sus virtudes medicinales y su perfume delicado, crece en estado salvaje por toda la Provenza. El aroma del iris se concentra en el rizoma, que es lo que se cosecha entre agosto y septiembre para obtener el “iris negro”, tras haberlo secado. Pero si al rizoma se le quita su envoltorio externo antes del secado, se obtiene el “iris blanco”. Foto de Mardi Odeve: en Pégomas (región de Grasse), cosechando la rosa de mayo.

aromas-provenza-rosas-grasse

Rutas de los aromas de la Provenza

Las Rutas de la lavanda los llevarán a recorrer los paisajes típicos provenzales cubiertos de campos de lavanda que tiñen de azules y violetas los valles y colinas de la región. Es también una invitación a descubrir magníficos pueblos provenzales con un interesante patrimonio. Además, también pueden visitar los museos de la lavanda y numerosas destilerías para ver como se fabrican los productos derivados de la lavanda, como jabones, miel, productos cosméticos,…En total les proponemos 7 rutas de la lavanda que pueden visitar de mediados de junio a mediados de julio, dependiendo de la floración.

Por otra parte, les proponemos una ruta de invierno que debe ser realizada entre febrero y marzo: la Ruta de la Mimosa, un itinerario de 130 km que discurre entre Bormes-les-Mimosas y Grasse, la capital del perfume, que nos invita a descubrir encantadores pueblos provenzales y magníficos paisajes pintados de amarillo, que nos embriagan con el aroma intenso de las mimosas.

Otra de las visitas que tienen que ver con las flores provenzales y que pueden combinar con alguna de las anteriores, puesto que está a un paso de Grasse, es la visita al espectacular pueblo de Tourrettes-le-Loup, un pueblo medieval situado en un espolón rocoso, conocido como el “pueblo  de las violetas”, con 40 productores. De octubre a marzo, los campos de violetas de la región de Grasse emanan un aroma único. En Tourrettes-le-Loup también pueden visitar el Museo de la violeta (La Bastide aux violettes) y visitar los invernaderos.

camarga-camargue-mediterraneo

Por otra parte, otra ruta interesante de los aromas de la Provenza es un recorrido por la Camargue, para visitar las salinas de Aigues-Mortes que se extienden a lo largo de 14 mil hectáreas. El aroma a sal marina es intenso por toda la zona, y quedarán extasiados ante el bello paisaje de aguas rosadas que se debe a la proliferación de algas microscópicas rosas. Una buena oportunidad para conocer otros pueblos provenzales únicos como: Saintes Maries de la Mer, le Grau du Roi, Baux de Provence (a sólo 15 km de Arles) o Saint-Rémy de Provence. En la Camarga podrán visitar el parque ornitológico del Pont de Gau que acoge flamencos de gran belleza, o el Domaine de la Capelière y de la Palissade, para los amantes de la naturaleza y los pájaros. Foto de las salinas de la Camargue, al fondo Aigües Mortes (mathieuginod).

En la Provenza también pueden visitar diferentes pueblos botánicos y hacer por ejemplo el circuito de Grignan, el circuito de las rosas antiguas que se exienten a lo largo de las murallas del castillo y decoran los porches de las casas de las calles principales; o el circuito de las rosas nuevas situado en el bello pueblo de Roussas; o también el Jardín de los aromas de Nyons, donde se cultivan plantas aromáticas, medicinales y las utilizadas para hacer perfume.

Otra de las Rutas de los aromas de la Provenza con la que pueden recorrer una buena parte de la geografía provenzal, es la Ruta de los Vinos de Provenza, que pueden hacerse en coche o también a pie, donde podrán visitar las bodegas, los viñedos y degustar los deliciosos vinos provenzales. Entre las más populares se encuentran las rutas turísticas de Côtes du Rhône, nueve rutas del vino con denominación de origen Côtes du Rhône; las rutas del vino de Côtes du Ventoux, un itinerario a través de viñedos y pueblos y paisajes únicos; la ruta de los vinos Coteaux d’Aix en Provence, un circuito que sale de la ciudad de Aix y atraviesa once pueblos de la región; la ruta de los vinos de la Sainte-Victoire, para descubrir los paisajes de Cézanne, que también sale de Aix, y muchas otras rutas que les detallamos en nuestra página de Rutas de los vinos de Provenza. Foto de los viñedos provenzales, por María Calvo.

vino-provenza-viñedos

Les recomendamos también un paseo en marzo entre los almendros provenzales, entre esas magníficas flores blancas de corazón rosado que exhalan uno de los aromas provenzales que más se parecen a la miel. El despertar de la primavera es todo un espectáculo en la Provenza: los campos se tiñen de color blanco de los almendros, y rosado de otros frutales. Pueden presenciarlo en cualquier parte de la Provenza. Tanto en los pueblos del Luberon (Lurs, Entrevennes…) como los pueblos cercanos a Avignon (Uzès, aprovechen para visitar el Pont du Gard).

Fiestas

Podemos enumerar varias fiestas que celebran los aromas de la Provenza. Las fiestas de la lavanda, como la Fiesta de la lavanda de Sault (el 15 de agosto); la Fiesta de la lavanda de Laborel (3er domingo de agosto), el Corso (desfile) de la Lavande de Valreas, a principios de agosto; la Fiesta de la lavanda de Ferrassières, el primer domingo de julio; “Montelimar Couleur Lavande” a mediados de julio; la Fiesta de la lavanda de Digne-les-Bains (a principios de agosto). También hay ferias de la lavanda, como la Feria de Digne-les-Bains, a finales de agosto. Pero hay muchas otras fiestas en honor a los aromas de la Provenza, como la Fiesta de la Mimosa en diferentes pueblos de la Costa Azul: Bormes-les-Mimosas (el último fin de semana de enero), Sainte-Maxime (1er o 2º domingo de febrero), Tanneron (1er domingo de febrero), uno de los acontecimientos más importantes del invierno en la Riviera: se quedarán admirados con los desfiles de carrozas decoradas con mimosas (Corsos fleuris) y las batallas de flores. O la Fiesta de los almendros de Gordes, en pleno Luberon (en marzo); la Fiesta de la Rosa en Grasse (en mayo) o la impresionante Fiesta del Jazmín, también en Grasse (en agosto).

violeta-tourrettes-provenza

En septiembre están las fiestas de la vendimia en diferentes pueblos provenzales, donde podrán degustar los magníficos vinos de la Provenza: Grignan, Vinsobres, Saint-Paul-Trois-Chateaux (en noviembre), en honor al vino Coteaux du Tricastin; la Fiesta del Vino y de la artesanía en Saint-Rémy de Provence (a finales de julio), la Fiesta del Vino en Draguignan (a mediados de julio)….entre otras muchas.

Citaremos también la Fiesta del Limón de Menton, una celebración en honor al “fruto de oro”, símbolo de la ciudad, que tiene lugar en febrero, al mismo tiempo que el Carnaval de Niza. Impresionan los desfiles de carrozas y las monumentales construcciones con cítricos que se exponen en los jardines de la ciudad.